Un mensaje en su onomástico


Ramo de flores con amor.

Hoy es un día especial en mi vida. Mi padre que en paz descanse cumpliría 75 años de edad. Siempre lo recuerdo. Nunca faltó mi felicitación por teléfono, pues nos separaban unos cuantos kilómetros de distancia. Su casa en la comunidad de Cayo del Medio en Minas, municipio de la provincia de Camagüey y yo aquí en Guáimaro. No por eso faltó cercanía, a pesar de la distancia estábamos siempre muy junticos porque ese gran amor de padre a hija y viceversa siempre nos acompañó y hoy todavía no se separa de mí.

Mi papito querido siempre me seguía de cerca por la radio, no se perdía ni uno de mis reportes para la Cadena Provincial. Eso lo alegraba mucho, y decía con orgullo a sus compañeros de trabajo y a sus vecinos, esa es mi hija más chiquita, ‘la gata’, como me llamaba cariñosamente por el color de mis ojos heredados de él.

Siento alegría y tristeza al recordar la última vez que estuvimos juntos. Sí, alegría porque fue en el Festival provincial de la Radio en Minas. Allí compartió conmigo la satisfacción por el Premio alcanzado en el género de Información con “Tres patines”, estaba muy contento por mis resultados laborales. Tristeza, porque no lo pude ver más vivo compartiendo conmigo las ideas revolucionarias que siempre nos inculcó a mí y a mis dos hermanos. Triste porque no pudo conocer a mi pequeño Eduardo Enrique, que tanto anhelaba, triste porque en esos días mi esposo querido que ya no está junto a mí tampoco porque la vida lo quiso así, planeábamos un viaje para traerlo junto a nosotros; pero solo se escuchó un timbre telefónico en mi cuarto, era esa inolvidable y triste llamada de mi tía Ismenia, con una voz entrecortada que apenas se pudo escuchar: “Baby, tu papá se quitó la vida”…

Cuánto dolor invadió mi corazón, cuántas cosas a mi cabeza, todas juntas, sin chance, sin oportunidades, cuántas interrogantes????????? No lo podía creer, por qué, qué pasó, mi padre tan fuerte, qué ocurrió, hacía pocos días habíamos hablado. Estaba loco por ver a su nietecito y no pudo ser…

En esta fecha me invade las nostalgia por no tenerlo vivo para escuchar su voz, aunque sea por teléfono; pero no dejo de enviarle mi más grande y amorosa felicitación por su onomástico 75.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s